Mariana Viñoles sobre La tercera orilla

“Me gusta esta película de Celina Murga porque además de concentrarse en sutiles tensiones intra familiares desde la mirada fresca (o no tanto) de los jóvenes - como en algunas de sus películas anteriores - nos narra una compleja relación padre-hijo para mostrarnos, tal vez, las grietas de una sociedad donde las víctimas invisibles son las mujeres.”

MARIANA VIÑOLES PROGRAMA LA TERCERA ORILLA
CHARLA

Moderador

– Voy a invitar a que suban al escenario a Celina Murga, la directora de la película que acabamos de ver, - un aplauso por favor -, y Mariana Viñoles, que fue la programadora. La idea es que ellas charlan y después cortamos y abrimos al público.

Cuando quieran.


Celina Murga

- Gracias, gracias a todos por quedarse, es un gusto y un honor ver esta sala tan llena, muchas gracias.


Mariana Viñoles

– Gracias a vos Celina, la verdad es que  esta instancia solemos tenerla después de una proyección en un festival, que es como hablar diez o quince minutos después de la película, todo el mundo se queda siempre con muchísimas ganas, acá tenemos un ratito más. Vos me preguntabas si tenía  mis notas, las tengo, por lo general siempre termino preguntando y diciendo otras cosas que no escribí, lo que es un riesgo, espero que no sea un fracaso. “La tercera orilla” es una película que me gusta mucho, por eso la programé, es un título… hay como una gran metáfora en el título, de repente empezamos por ahí, cuál es esa tercera orilla.


Celina Murga

– Bueno sí, sé que es un título que tiene cierto misterio y cierto hermetismo también. Y en realidad la idea de la “tercera orilla” es como un lugar que no existe. Un río tiene dos orillas, pero no existe una tercera orilla. Entonces era un poco con esa imagen describir el lugar de Nicolás, como un lugar que no está ni de un lado ni del otro, no? Es un personaje que de alguna manera t                   iene una edad, tiene como un conflicto de situaciones de su edad pero la verdad está siendo forzado a ocupar otro lugar, y a la vez está un poco del lado del padre, un poco del lado de  la madre, como ese “no – lugar” en el que tiene que transitar y que era como el desafío que la película pueda contar esa subjetividad, digamos.


Mariana Viñoles

– Sí, justamente lo que  a mí más me gusta de la película es Nicolás, es un personaje entrañable, cómo nos vamos metiendo en su mundo de a poco, no?, un personaje tan introvertido de alguna manera y terminamos completamente compenetrados  con su manera de entender el mundo, vamos entendiendo esta incomodidad también, en la que él está y que vos la transmitís bastante fuerte a los espectadores. Es una película que es muy incómoda no?, como se va generando esa tensión. ¿Cómo surge para ti la idea de contar esta película, esta historia de Nicolás?


Celina Murga

– Bueno, fue un proceso largo y particular. Por un lado hubo un año donde una noticia en Entre Ríos, que es la provincia donde se filmó la película, la provincia de la que  yo soy nativa, con lo cual siempre  tengo una cercanía, siempre estoy volviendo, donde hubo un caso de parricidio que resonó mucho en los medios… yo empecé a investigar sobre el chico, hice una investigación  bastante larga, fui a hablar con gente que lo acompañó  toda la cuestión del proceso, y empecé a escribir la película, y llegó un momento que me dí cuenta de que no quería que la película terminara así, que no quería que fuera … que no quería … que me interesaba la problemática, me interesaba la situación en la que un personaje que toma esa decisión puede llegar a estar, pero a la vez quería que el personaje pudiera tener una salida un poco más … esperanzadora, no? Me angustiaba mucho a mí desarrollar esa película. Entonces me empecé a dar cuenta, como verán me lleva mucho tiempo escribir,  todo esto es tiempo, que lo que a mí me interesaba era la situación del personaje y su contexto, no? Esta cuestión de la doble familia, la cuestión más identitaria , de cómo es vivir y crecer en ese contexto con tantas … como … por un lado un mandato muy fuerte pero a la vez un padre que te niega, bueno , me interesaba como esa  situación de tensión y de ambigüedad. Y bueno, ahí fue que empecé a trabajar más enfocada en eso, digamos en el contexto, en el personaje y en la situación de la muerte digamos, bueno, terminó siendo esta metáfora tan clara del incendio, como que el incendio vino a reemplazar esa situación.


Mariana Viñoles

- Estábamos hablando antes de tus otras películas con los chicos y hablábamos de “Una semana solos”, este es el cuarto largo de Celina, tu última película, “La tercera orilla”, y estábamos hablando de esa preciosa película que es “Una semana solos”, porque hay como una búsqueda que continuás con esta película pero que se plantea toda una situación donde hay como una angustia, una cierta violencia también, que está como latente pero que la película sigue  hasta el final sin que eso tome como otra forma, eso que acá sucede este incendio , acción - reacción , entonces también la pregunta tiene que ver con eso, me interesaba realmente saber cómo había surgido, y si había sido como un tema de guión y de búsqueda.


Celina Murga

–Sí, en un punto a mí me pasa que, o bueno me ha pasado que de alguna manera cada película un poco tira hacia la otra, quizás no de manera más o menos consciente pero por ejemplo en “Ana y los otros” todo el final de la película aparece – es un personaje de un chico de ocho años – que de alguna manera es quien termina ayudándola, al personaje principal a cerrar, la película y un fragmento de su vida. Y para mí  fue tan bueno el trabajo con ese chico, realmente muy gratificante para mí trabajar con él que me acuerdo mucho cuando dije “ahora quiero hacer una película solo con chicos “ y ahí vino “Una semana solos” como  - pasaron otras cosas en el medio – otros estímulos, otras motivaciones – y había algo de una búsqueda de contar una película que tuviera una impronta dramática un poco más presente que de alguna manera es una continuación o una decisión “contra” “Una semana solos”, no, todo ese trabajo más asordinado, y más de sucesión de eventos que tenía “Una semana solos” de alguna manera me hizo decidir bueno, ahora quiero hacer una prueba con una línea dramática un poco más presente de alguna manera … como que sí, hay una sucesión.


Mariana Viñoles

– Sí, es lógico, no? También te dejás  llevar por el instinto, porque vos también  tenés un documental… Contanos también un poquito solo de “Ana y los otros” ,que es tu primer película y es como la primera decisión de volver a casa, volver al lugar donde vos creciste y empezar tu obra ahí, contanos … es el primer largo de Celina después que terminaste la escuela de cine o algo así, no?


Celina Murga

– Sí, fue unos años después. Después de terminar la Universidad, un amigo mío de la Universidad, que se llama Ariel Rotter hizo su primer película, y eso que era como una primera aventura en ese momento para mí terminó siendo muy fundante porque gracias a él y a todo lo que él habilitó en el proceso de trabajo fue que yo dije bueno, yo puedo hacer esto, no? Quiero y puedo. El hecho de poder compartir con alguien parte de ese camino, de compartir todas las partes, las angustias, los miedos, las inseguridades también hace que uno tenga como más confianza en poder llevar adelante ese barco digamos, no? La película cuenta el viaje de vuelta de una chica de veinticinco o veintiséis  años a su ciudad natal, viaja a vender una casa familiar que igual es una situación anecdótica que es como la excusa que permite que ella haga el viaje. Y de alguna manera la película cuenta lo que le pasa a ella al reencontrarse con personas, lugares que fueron muy esenciales en su pasado pero que a la vez ella siente que ya no pertenece tanto a ese espacio , y si bien la película no es autobiográfica en lo literal de lo que sucede si había algo de ese estado que esa manera de ver, o esa manera de estar en la ciudad tenía que ver con lo que me pasaba a mí al volver a Paraná estando ya viviendo en Buenos Aires y de alguna manera sintiendo que bueno, que uno va cambiando la piel de alguna manera, sobre todo en esas edades en una etapa de formación y de crecimiento muy grande y yo sentía que por un lado yo pertenecía a ese espacio pero ya no, esa tensión, esa ambigüedad era la que yo quería retratar en la película. Fue como un proceso de trabajo muy particular, porque es una película que fue escrita pensando en … o sea cada lugar escrito en el guión era un lugar específico que yo tenía en la cabeza, que queizás es  un lugar atípico,  uno normalmente escribe un escena y después sale a buscar la locación para filmar , esto era esquina de tal y tal lugar, tal club, tal lugar, como que había algo de la ciudad que era muy protagonista, también y hizo también que el rodaje tuviera esa particularidad autobiográfica en ese sentido. Yo creo que la película habla también de un amor a ese lugar, como que eso está presente.


Mariana Viñoles

– Al final aparece el niño, después escribís “Una semana solos”, y te ponés a trabajar con lo que los directores por lo general escapan por completo que es dirigir niños, o perros como dijo Yafa y ahora con “La tercera orilla” trabajás con un joven, no sé cuantos años tiene …


Celina Murga

– Sí , también dije vamos por más, en “Una semana solos” tenían entre seis y trece – catorce años ,y “La tercera orilla” más allá de esta situación que fue como el germen ,sí yo quería filmar con personajes con una edad más cercana a la adultez, digamos el personaje tiene diecisiete en la vida real. Yo me encargo mucho de decir que esa frase “no hay que filmar  con niños ni perros “para mí es totalmente falsa, de hecho me llevo mejor con los chicos que con muchos adultos, no sé bien porqué.


Mariana Viñoles

– Tratá de contarnos un poco cómo trabajás con ellos. Sé que mañana vas a estar dando un taller de puesta en escena, de dirección de actores.


Celina Murga

- La verdad es que para mí una de las grandes claves de la dirección de actores es la elección de los actores de alguna manera, no? Entonces como que hago un trabajo muy grande, muy extenso en esa etapa que uno normalmente llama casting pero que en realidad  para mí más allá del casting como lo conocemos en sí tiene más que ver con conocer a las personas y entender qué de esas personas puede sumar o qué puede esa persona entregar al personaje. En el caso de Alián nosotros sabíamos que necesitábamos un personaje que fuera muy expresivo con su mirada, muy expresivo físicamente porque claramente el personaje no habla. Entonces tenía que ser alguien que comunicara mucho de lo que le pasaba a través de su estar en escena y a través de su mirada. Hicimos un casting muy grande en varias ciudades de la provincia, una vez que elegimos dónde íbamos a filmar, que la ciudad fue Concepción del Uruguay – muchos la deben conocer porque está acá cerca – pero hicimos casting en Paraná, en Concepción … más que nada como en esos dos puntos, como tomando las dos costas digamos, de Entre Ríos y él es un músico, bueno en realidad ya también actúa , y de hecho siguió actuando , pero vino al casting a acompañar a un amigo , típica situación que él no vino al casting ( risas) y cuando lo vimos ahí fue como “tenemos que lograr que entre” y bueno, un poco la tarea que la verdad una tarea que a mí me gusta mucho … fue como por  un lado descubrir su condición innata de desenvolverse y de actuar frente a una cámara había algo que él naturalmente tomaba decisiones muy indicadas, pertinentes respecto al tiempo ,a las decisiones de acciones ,  frente a pautas muy concretas muy específicas y después el trabajo fue un poco ayudarlo a él a ser consciente de esas herramientas o esas decisiones que él tomaba de manera inconsciente , y como me parece que también el trabajo es entender qué tipo de indicaciones o de elementos uno puede darle a esa persona particular que lo ayude a entregar eso ,lo que tiene para entregar el personaje . Yo creo que en los casos que las personas que no son actores, en el caso de Alián que no tenía una formación actoral, como el caso de los chicos de “Una semana solos” hay algo que es clave que es entender qué elementos del personaje tiene esa persona porque en realidad la clave es permitir esa zona de confianza donde la persona va a prestarle al personaje esos elementos, entonces un  poco la parte de la decisión termina siendo una parte importante digamos porque como que ahí está un porcentaje alto del éxito por decirlo de alguna manera , de la dirección.

Mariana Viñoles

- y los otros chicos que aparecen sí tenían formación actoral?


Celina Murga

– No, en “La tercera orilla” no, los que sí son actores son los adultos. Pero los tres chicos y los amigos de él tampoco.


Mariana Viñoles

– Y para hablar de los adultos está muy bien el personaje del padre porque también obviamente porque supongo que desde la escritura pero tratándose de alguien bastante desagradable por decirlo de alguna manera no caés en el estereotipo de hacer de él como un viejo asqueroso, no?, como se mueve con esta neutralidad un poco desgarradora, no? que representa esa sociedad que vos querés transmitir en la película, cómo trabajaste con él, me decías que era un dramaturgo conocido.


Celina Murga

– Daniel Veronese es un director de teatro muy conocido en Argentina, obviamente viene de una formación actoral, empezó actuando, él estaba en un grupo que se llamaba “Periférico de objetos” quizás a alguno le suena, de los ochenta, después los últimos años se  dedica… hace mucho, mucho teatro. Era difícil encontrar al personaje digamos como que nos costaba, hay algo de la edad que no es una edad tan común tampoco queríamos caer en los actores conocidos, digamos. Y un día viene María Laura, que es la directora de casting con la que trabajo, soy muy amiga y vengo trabajando hace bastante…  viene y  me dice ¿qué te parece Veronese? Por un lado había como una cosa de “physique du rol” digamos de imagen que enseguida fue como… sí. Porque hay algo de él, de su manera de pararse, de estar, como de cierta distancia que muestra hacia afuera que bueno, a la vez había que por un lado proponérselo. Nos encontramos con un Daniel  muy cinéfilo, que conocía mis películas, que además muy amante del cine y como que enseguida se enganchó mucho con el desafío de actuar en una película, no? Como que si bien él había actuado, nunca había actuado en una película. Yo por supuesto al principio estaba un poco asustada… me va a dejar dirigirlo o no? Bueno, el ser director también hace que… enseguida tuvimos como un buen diálogo y en uno de los ensayos al mes, una cosa así de empezar a ensayar me dice… yo no tengo idea de lo que estoy haciendo , confío totalmente en vos… cuando me dice eso digo ya está, listo. Es todo lo que necesito escuchar y bueno, como que la verdad que fue como un gesto de generosidad grande, porque me hizo dar cuenta que él tenía conciencia de lo que podía generar hacia afuera respecto de su rol y estuvo bueno que me habilitara claramente al lugar. Fue un proceso muy lindo porque porque por un lado… hubo mucha entrega, tanto de él como de Alián y cada uno viene de un lugar muy distinto y Alián desde la inconsciencia absoluta, como con decisiones muy acertadas pero desde un lugar muy intuitivo y Daniel desde la formación teatral, como un actor muy, una persona muy acostumbrada al análisis de texto, como un tipo de trabajo muy particular y muy estricto de alguna manera. Un poco la tarea fue acercar esos dos mundos, y creo que en ese sentido los dos tuvieron como muy buena entrega respecto de entrar como en la órbita del otro de alguna manera, como que hubo de ahí algo … de alguna manera los dos eran muy ajenos al cine, por distintas razones pero creo que eso creo que allanó el camino, y el desafío más grande con Dani fue el tema del campo ,porque es un tipo muy urbano , jamás se había subido a un caballo,  jamás muchas cosas, entonces como que el trabajo fue bueno, ponete las botas y vamos al campo, como que ahí hubo un trabajo muy concreto bueno de … hoy nos vamos al campo literalmente, (risas) que estuvo bueno.


Mariana Viñoles

– Para hablar un poquito de género. Es una película muy masculina, contada por personajes principales que son hombres. Yo lo dije cuando Juan me pidió unas líneas para explicar un porqué estaba eligiendo esta  película yo dije algo así como que a través de una historia de hombres igual se está describiendo una sociedad en la cual las víctimas invisibles son las mujeres, quería preguntarte eso. Capaz que me equivoco por completo y era una impresión, como las que aceptan todo son las mujeres, las que no se mueven.


Celina Murga

– Sí, totalmente fui consciente de eso, digamos de hecho tengo claro y siempre lo hablamos con ellos que respecto del el rol de Nilda es… ella está sosteniendo claramente esa situación, no es que es ajena a la situación .Y la hermana de alguna manera quizás desde un lugar más ingenuo, también no? , en ese lugar de responder a lo que debe ser. Pero bueno, para mí también era un desafío digamos, mis otras películas más allá de que”Una semana solos” hay varios personajes… siempre eran las mujeres quienes tenían un punto de vista concretamente … y esa también era una decisión, bueno ahora que son hombres, ser una mujer era un desafío grande. Me sirvió  mucho también trabajar el guión con Gaby Medina que es un director y guionista argentino yo ya lo conocía de haber trabajado juntos en otras películas, y para mí fue muy importante tener la mirada de un hombre respecto de ese mundo, porque tenía claro que hay toda una  cuestión con el dinero, con la familia, los roles, con lo que se espera de un hombre como que claramente la película transita esos temas.


Mariana Viñoles

– Y qué hizo Scorsese para esta película? es interesante , no?


Celina Murga

- Yo llego a él porque me convocan para presentarme a una beca, que es la beca Rolex, que es una  beca que pone en relación a un maestro y a un discípulo de distintas disciplinas, la beca está abierta para teatro, cine, artes visuales , literatura, música, me estoy olvidando de una sexta, son seis disciplinas. Y básicamente ellos primero convocan a un mentor, y después salen a buscar como potenciales discípulos para ese mentor. Y entonces un día yo recibo una carta diciéndome si quería aplicar a esa beca que por supuesto dije que sí y que me sorprendió porque no la conocía y bueno ahí tuve la posibilidad de viajar, fuimos tres directores, una chica del Líbano, un chico coreano, a conocerlo a él tuvimos cada uno una charla con él, vio las películas y él me elige para ser su discípula. Que básicamente fue poder pasar tiempo con él durante un año, auspiciada por Rolex, con dineros de Rolex digamos, durante la película “La isla siniestra”. En ese momento yo estaba ya escribiendo … había recién empezado a escribir este guión lo cual no lo quise decir antes para no … pero también estuvo bueno hablar de los hombres con él porque obviamente para el padre yo tenía como un referente en la cabeza que era Jack La Motta de Toro Salvaje. Desde el lugar que para mí el tiene una capacidad para observar la humanidad sobre todo en estas películas, quizás ahora ya no me copan tanto las últimas de él, algunas sí pero no todas, digamos me parece que es alguien que tiene mucha capacidad para entender como la complejidad humana, no? Con el personaje de Toro Salvaje es alucinante, porque el tipo es un cerdo sin embargo vos estás ahí, con él hasta el último minuto, no? Y para mí esa era una referencia que yo quería como de alguna manera lograr con Jorge. Entonces bueno yo escribí el proceso del año que yo estuve yendo al rodaje, eso fue en el proceso que yo estaba escribiendo esta película. Así fue como el terminó ofreciéndome ser el productor ejecutivo en la película, básicamente lo que hacíamos era hablar sobre el guión, sobre los personajes, sobre la historia y después nos ayudó como a conseguir la financiación, siempre apoyó mucho a nivel de prensa, y ese tipo de cuestiones, no?


Mariana Viñoles

– porque al principio pensaba que la secuencia del incendio había sido una idea de él.


Celina Murga

– No, porque además es un tipo que es muy cuidadoso, no es tonto y nunca me dijo nada que no tuviera que ver con lo que yo estaba proponiendo, de hecho siempre fue muy claro, de yo no voy a… como que el desafío para él era seguir mi búsqueda, no? Es un tipo que tiene una cinefilia enorme… bueno, no estoy diciendo nada nuevo, realmente ama la diversidad en el cine, no es egocéntrico en ese sentido, nunca hubiera osado a darme ninguna idea

.

Mariana Viñoles

- Contanos un poco del ambiente sonoro del “La tercera orilla”, como se construyó ese universo…


Celina Murga

- El sonido


Mariana Viñoles

-Hasta que llegamos al karaoke


Celina Murga

– Es como algo que yo creo que … todas las películas digamos que si bien yo siento que a nivel de la puesta en escena más visual hay como diferencias más grandes el trabajo del sonido siento que hay como una línea más clara, cierta continuidad que básicamente tiene que ver con trabajar mucho con los ambientes y los sonidos como reales del lugar y del espacio concreto pero a la vez poder como superponerlos y relacionarlos como una manera de generar climas dramáticos pero siempre como apoyándose en esa sonoridad especial del lugar, no? Salir a grabar sonidos, y ambientes y bichos y pájaros y trabajar mucho con lo específico del lugar y después construír con eso como bandas que pudieran aportar en donde lo dramático pudiera apoyarse de alguna manera. Siempre me preguntan porqué no hay música y yo siempre digo que sí hay música porque quizás lo que llama la atención es que no hay música incidental o diegética, me gusta mucho usar la música pero siempre dentro de los ambientes.


Mariana Viñoles

– Diegética. Hay música, de hecho yo estaba hablando de la secuencia del karaoke pero antes de eso hay otro momentos donde son secuencias musicales porque la música esta ahí, de la tele o antes de la secuenciad del karaoke hay otra secuencia musical, haceme acordar.


Celina Murga

–hay un momento donde están mirando la tele pero no hay música.


Mariana Viñoles

– entonces no es lo de la tele…


Celina Murga

– El vals es después.


Mariana Viñoles

– el momento del vals donde están en el cuarto y tararean el vals es un momento musical


Celina Murga

– Sí es verdad. Esa es la escena de la tele que vos decís


Mariana Viñoles

– Sí,sí.


Celina Murga

- cuando van en el auto también.


Mariana Viñoles

– Hay varios  momentos, hay música, en realidad yo te preguntaba mas que nada porque sin duda es una película que está construída muchísimo en el universo sonoro, secuencias largas donde por momentos tenemos la sensación de que no está pasando nada es el sonido que ayuda a construír esa tensión que se construye poco a poco, es bellísimo. No te iba a preguntar porque me dio no se qué.


Celina Murga

- Está bien, yo me adelanté.


Mariana Viñoles

– No, no… pero si te lo preguntan es lógico. Porque estamos acostumbrados a ver otro tipo de película que ésta. Es como se construye esta historia … terminamos?


Presentador

– Sí.


Mariana Viñoles

– Hacemos una pausa para que el público pregunte.

Persona del público 1

– Celina… primero te quiero agradecer por estar acá, me encantó escucharte y todo eso. Mi pregunta es ésta: el título de la película, ya te lo habrán preguntado mil veces, es precioso ese título y bueno, yo conozco un cuento de Guimaraes Rosa con ese título, entonces quería saber si vos vinculaste….


Celina Murga

– Mirá, yo en realidad llegué al título por el cuento de Guimaraes Rosa. O sea, no es un título que inventé yo. Pero la película en sí no tiene mucha conexión con el cuento. O sea que en realidad fue tomar el título, y aplicarlo un poco con otro sentido. Pero sí, sé, conozco el cuento. Claramente fue una inspiración en ese cuento, sí.


Persona del público 2

–Gracias Celina, ya que estoy, que tengo este micrófono acá es otra cosita… me encantó la escena del vals, no? Que bueno ahora que hablábamos de música y me encantó que bueno, que cuando ellos ensayan con la madre cantan el Danubio Azul, no? Pero al momento del cumpleaños no es ni el Danubio Azul, ni el vals de los quince conocido, sino que es un vals criollo hermoso, no me acuerdo ahora el nombre, pero de esa escena a mí lo que me queda, me encantó esa escena y es el único momento en el que Nicolás está feliz, que lo vemos sonreír, que está dichoso y yo me sentí dichosa con él, no sé si querés comentar algo de esa escena.


Celina Murga

– Sí, bueno, por un lado lo del vals, que fue una licencia poética porque el Danubio Azul es un vals que no me gusta musicalmente, entonces fue como… qué hacemos, nos pegamos a lo que se supone que tiene que ser o elegimos un valsecito criollo que esté más bueno y fue así, vamos por acá y claramente creo que le agrega algo, como un clima distinto. Y bueno, sí, es una escena donde digamos trabajamos con los actores el tema de la contención y de este lugar de tensión donde él tiene durante toda la película, esta cuestión de no sonreír, de no … y yo creo que hay dos momentos donde él libera esa tensión, uno es en el karaoke, lo que pasa es que no es con sonrisa, es como con una potencia y un lugar más de cierto descontrol, y el otro es en el vals, donde habiendo decidido, tomado una decisión respecto de lo que va a hacer, como cierto alivio, cierta felicidad digamos, no? Creo que el vínculo con la hermana es uno de los vínculos que a él le permiten esa zona, más que otros, digamos.


Persona del público 3

– Hola, buenas noches. Quería preguntarte Celina si hay algo que te atrae especialmente de trabajar con actores no profesionales, sean adolescentes, niños, o en el caso de Veronese que es un actor con mucha experiencia de teatro pero que nunca había hecho cine, o sea si hay algo que te atrae especialmente de trabajar con actores que no han hecho cine. Gracias.


Celina Murga

–Sí, claro, es más difícil de explicar pero… a mí me gusta establecer vínculos humanos con las personas y no quiero… siempre que hablo de esto parece que estoy en contra de los actores… no es así. Pero a veces siento que se generan… como que hay cierta formalidad del profesionalismo que lleva a vínculos de trabajo muy como descomprometidos, desapegados, o sea no digo que todos los actores sean así, por supuesto que no, pero la posibilidad de trabajar con gente que no tenga una formación muy estructurada en la actuación, me permite lograr que el vínculo que prime sea el vínculo humano, y no el vínculo profesional, que no quiere decir que no sea profesional, sí lo es, pero… es difícil explicar. De todas maneras Gaby, la actriz que hace de madre es una actriz que trabajó un montón, es verdad que trabaja más en teatro que en cine, pero en realidad yo muchas veces cuando hago las búsquedas… busco encontrarme con la persona más allá del actor, que por supuesto no quiere decir que me tenga que hacer amiga, pero siempre termino estableciendo vínculos que perduran en el tiempo, y que muchas veces implican una entrega en el trabajo, de ensayos, de encuentros, como que tanto detrás de esta película como de “Una semana solos” hay muchos meses de encuentro, de probar esto, probar lo otro, a veces me ha pasado que con actores más conocidos por decirlo de alguna manera no tienen como ese deseo, de generar esos espacios. Entonces bueno un poco viene por ese lado la cosa.


Persona del público 3

– Bueno, buenas noches, mucho gusto en conocerla, yo soy uno de los integrantes del Centro Cultural Urbano, de Paraguay 1190, que pertenecemos al Ministerio de Cultura, y es para la gente en situación de calle, yo le explico, yo hace dos años apenas que estoy en Uruguay, estuve veinticinco años en Argentina, yo bueno, volví a mi país, me había ido por la dictadura, y volví, y quería trabajar zapatero entonces yo estaba en situación de calle y yo ahora alquilo, entonces no sabía qué hacer, entonces me enteré de este centro cultural y le explico: yo hace tres años que estoy en el Centro Cultural Urbano, ya tengo como once talleres, y con respecto a usted, lo que dicen los actores, yo no tengo formación actoral, me puse así con los conocimientos de la iglesia católica, y me la jugué, y estoy en todos los talleres artísticos, estoy en teatro, estoy en tango, cantante de coro, estoy en filmación, estoy en fotografía, estoy en candombe, estoy en tangó, títeres, y con respecto a la formación, es secundario. Porque le explico, nosotros ahora recorriendo los barrios estuvimos en la Ciudad Vieja, en el Carlos Brussa, en todos los teatros, gracias a dios nos va muy bien, entonces cuando uno tiene condiciones, yo nací, porque a mí  me dijeron una que yo hice “Esperando la carroza”, en San Pancracio, me quedó cortado cuando me dijo : “vos tenés una presencia escénica de la puta madre” así que uno sin tener experiencia se llega, cuando uno tiene ganas, voluntad, coraje, vio? Gracias a dios … y ahora tenemos el cariño de la gente, es una aceptación bárbara, le digo como experiencia, como yo estoy pasando, con lo que usted dice, y a veces con personas así, que no tienen una formación, estudio, no, se llega. Se hacen muchas cosas interesantes. Nosotros estamos haciendo muchas cosas interesantes, entonces yo le transmito mis conocimientos, le hablo que todo se puede. Ahora con respecto a la película yo he estado observando que un chico muy complicado porque al final no podía entender, nunca me entró en la cabeza que iba a llegar a ese punto de prender fuego, no? Bastante problemático, bastante complicado,  pero la verdad es que es muy interesante, yo estuve en el Taranco, hicimos obras griegas, ahora estamos para hacer el teatro escrito, así que se puede, quien no tenga conocimientos, se puede. Bueno eso es todo lo que yo quería decir.


Celina Murga

- Gracias.


Persona del público 3

- Mucho gusto.


Celina Murga

- Igualmente.


Persona del público 4

– Bueno, felicitaciones por la película, mi curiosidad también va con la música, que es la canción que elegiste, que realmente incide, me da curiosidad cuándo decidiste que iba a estar en la película y cómo – ya hablaron del karaoke pero como fue que decidiste eso.


Celina Murga

- Fue alucinante el proceso, la idea de búsqueda de la canción, porque yo quería que la canción tuviera como… que el personaje tuviera una curva dramática en el transcurso de la canción, entonces hacía falta buscar un tema que tuviera como esa progresión, que permitiera como esa subida de energía …


Persona del público 4

– Es que describe tal cual lo que le pasa al personaje.


Celina Murga

–Más allá del texto en sí, que también… y bueno, este tema, supongo que muchos lo conocen, es un tema emblemático totalmente, para una generación, un tema que yo amo, y que además es el único tema que reúne a Charly García y a Spinetta, el único tema que es de los dos, cien por ciento. Por un lado fue muy lindo el trabajo que hicimos con Juan Villegas, el productor, de bueno, nos sentamos a escuchar música, era un placer, a ver qué tema vamos a elegir, primero era así como muy lúdico, no, estoy tratando de acordarme cómo fue el proceso, porque me acuerdo mucho que había un momento al inicio del rodaje que mientras almorzábamos habíamos llegado como a una selección de dos o tres temas, que era éste y dos más de Charly, la verdad que estábamos todos muy cerca, aparte Charly había tenido muy buena onda respecto de los derechos… y un poco como que lo empezamos a practicar con ellos, a ver qué pasaba con ellos, con los cuerpos, qué les pasaba a ellos, y bueno, este se terminó como imponiendo tanto para Alián como para nosotros y lo decidimos así. Era un tema porque Spinetta se había muerto no hacía tanto, no fue tan fácil con el costado Spinetta, pero bueno ahí Charly allanó el camino y finalmente nos dieron los derechos. Para mí fue un honor, porque fue como también homenajear a dos grandes y un lujo de poder tener ese tema en la película.

Yo no quería caer en el lugar de… porque por ejemplo hay canciones en la fiesta que son canciones inventadas, que tienen referencias claras, hay un tema que es muy parecido a uno de los Cadillacs, pero no se pudo tener todas las canciones que queríamos… pero esta para mí tenía que ser un tema real, digamos como que había algo de esa veracidad y esa presencia que tenía que ser un tema real, de karaoke, no un tema inventado, y bueno. Fue así.


Persona del público 5

– Celina, me dio curiosidad de lo que vos explicaste, el proceso de trabajo, con respecto a la gran diferencia que hay entre lo que es Daniel Veronese, que es uno de los directores más importantes de Argentina, y además es dramaturgo, que estaban los dos roles emparentados, desde el lugar de lo teatral pero también desde el punto de vista narrativo contigo… y con respecto al otro chico, digo los otros chicos que no son actores, y ahora que decís que vas a dar un taller, que contaras un poco de tus procedimientos, cómo uno puede trabajar con dos personas que profesionalmente están tan distintas entre sí, y a su vez me daba como la duda de eso que vos decís Daniel Veronese no es actor, porque capaz que no trabaja específicamente en cine pero sí es un zarpado, es un gran gran director de actores, uno de los mejores de la Argentina, como es tu trabajo, y con respecto al vínculo que vos tuviste con un tipo muy posicionado, que hablaste también de un trabajo con un actor, cómo es tu procedimiento, no me quedó claro, como tu necesidad, más allá de lo afectivo, de trabajar con no actores, cómo podés hacer para nivelarlos también … es como si te dijera, yo me pongo a hacer una película, sacando fotos con un celular, y alguien es fotógrafo.


Celina Murga

- Claro. Lo que me parece que ayudó frente al hecho cinematográfico, en un punto los dos estaban en un mismo lugar. Frente al dispositivo cinematográfico en sí, que tiene su particularidad. No es lo mismo… concuerdo que Veronese es un gran director de actores, pero frente al cine, a la particularidad del cine y de mis películas  o este tipo de películas  que buscan como un naturalismo, no, como una idea de… apoyada mucho en el detalle, en el pequeño gesto, como en lo chiquito, en un lugar de contención, en ese punto los dos estaban en el mismo lugar. Y un poco el trabajo fue tomar lo que creía que necesitaba cada uno y acercar uno al otro, digamos, por ejemplo, hicimos bastante trabajo de mesa. De análisis del guión. Que no es algo en lo que yo personalmente crea demasiado. Yo soy más de creer que el personaje… o sea me interesa más buscarlo en un plano más como de la acción física. No porque no trabaje con escenas escritas, sí, las escenas están escritas, los textos están escritos, pero no creo tanto personalmente en el análisis exhaustivo del texto. Pero bueno, me he dado cuenta de que Daniel sí. Eso fue un trabajo que yo acepté hacer y que lo hacíamos con Alián y con él, y que bueno Alían por ahí se preguntaba cosas que Daniel no, y él se preguntaba cosas que Alián no, pero bueno en ese trabajo de estar juntos tomando mate y hablando de los textos y de las escenas había algo a lo que se iba llegando. Y después de eso, pasábamos las escenas. Improvisábamos un poco, y llegábamos a la escena. Un poco improvisando, un poco pasando el texto, a mí me importa mucho en los ensayos estar muy atenta respecto del texto, es un momento un poco para mí donde todo se puede replantear, pero no tanto en el rodaje, por eso para mí es tan importante el trabajo previo, después cuando ya estamos en rodaje, la escena ya es lo que es, siempre puede pasar algo extraordinario que venga a sumar, pero no soy un director que improvisa en el rodaje. Me gusta esa etapa, aprovecharla antes. Y en la etapa de ensayo, sí, me gusta más como jugar con las escenas, muchas veces estar atenta al texto y bueno, esto te suena, esto no, como lo dirías si no es así, cómo no … a veces me gusta ensayar con escenas que no son literales del guión, pero que tienen que ver con la situación dramática del guión, o inventar escenas que no suceden en el guión pero que podrían suceder entre los personajes, eso en “Una semana solos” lo hicimos mucho, como inventar escenas paralelas, de sus primos, de sus hermanos, con la voluntad de generar estos vínculos, por ejemplo con Nilda y Jorge también, ensayábamos escenas que después no estaban en el guión …


Moderador

– Alguien más para la última pregunta? No se sientan presionados…


Persona del público 6

- Hola, mucho gusto. Lo primero que te voy a decir es que me encantó la película, porque parece que no pasara nada, y todo va transcurriendo y es como que se va encajando tipo rompecabeza. Yo imaginaba, o imaginé, pero rompía un poco lo que vos dijiste… porque vos sacaste la escena de que iba a asesinar al padre. Porque era una presión que estaba… y después ta, no sucedió, pero está bueno, no sabía toda la historia que vos planteaste, no? Pero lo bueno que tiene eso es que es una cosa como natural, como se va dando, y después como vas viendo el proceso, y buenísima la actuación del botija, porque está bueno lo gestual que trabaja, casi no habla, y no se nota la diferencia de lo que vos estabas hablando, que está bien, que es lo que vos estabas diciendo, entre Daniel Veronese, actor, digo, profesional, y el este muchacho, y eso es bueno, porque a veces cuando alguien se destaca, en una obra de teatro, en lo que sea … me dio ganas de conocer las otras películas tuyas. Y cuánto demoraste en hacer esto?


Celina Murga

– Desde que empecé el guión?


Persona del público 6

– Sí.


Celina Murga

- El guión lo empecé en el 2009, y la película se filmó en el 2012, 2013. Fue de diciembre a febrero. La gran clave es el trabajo previo. Muchas veces se piensa que del guión se salta al rodaje, y en realidad hay todo el trabajo en el medio, en la clave de esa construcción, no?


Persona del público 6

- Muchas gracias.


Moderador

- Le voy a devolver el micrófono a Mariana, si tiene una última pregunta para hacer.


Mariana Viñoles

-No, una última pregunta no tengo, pero ya que me diste el micrófono voy a aprovechar para decir algo que quería decir y no sabía si me iba a animar, y como no lo habíamos hablado previamente… quería recordar algo, porque hoy, seis de julio, es la fecha del fallecimiento de Juan Pablo Rebella, diez años de su muerte, quería pedir un aplauso por esta iniciativa, porque realmente juntarnos, nos hace bien, el trabajo de dirección, escribir un largometraje, hacerlo, sobre todo de ficción es un trabajo largo, muchas veces muy solitario, así que la idea es juntarnos, muchas gracias por haberme convocado, era la cita más estresante del año para mí, pero creo que lo fuimos llevando, y quería pedir un aplauso  más que nada para la iniciativa, y tener el recuerdo de una persona que nos marcó a algunos mucho más íntimamente pero que formó parte de nuestra generación y decirles gracias a todos por haber estado  acá con nosotros. Y gracias Celina, un placer.


PREGUNTAS DEL PÚBLICO